Documento sin título

2096400CIUDAD DE MÉXICO.- Ante acciones que impidan la actuación del IMSS para atender a los familiares de las víctimas de la Guardería ABC, por investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de su Órgano Interno de Control (OIC), el instituto solicitó medidas cautelares urgentes para sus empleados, ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Germán Martínez, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), acudió este domingo al organismo autónomo para entregar la solicitud de la Medida Cautelar, en la Oficialía de Partes.

La ASF inició unos trámites y nos llevaría mucho tiempo cumplir con la Ley de Adquisiciones, y ya incluso la ASF ordenó iniciar procedimientos sancionadores a quienes compren sin observar la ley y sin observar las recomendaciones de la propia ASF”, explicó el funcionario luego de entregar la solicitud.

Martínez explicó que los menores sobrevivientes al incendio ocurrido el 5 de junio de 2009 no han dejado de recibir atención y que las observaciones de la ASF es por la atención a familiares de los 49 menores que perdieron la vida y 91 que resultaron heridos.

“Necesito una intervención urgente de la CNDH para que todos los familiares estén atendidos, para que se repare del daño, para que no corra riesgo la salud de ninguno de los familiares y para que no se revictimice a las familias de las niñas y de los niños que perdieron la vida en la Guardería ABC”, dijo Martínez.

La mañana del 5 de junio de 2009, La Guardería ABC, un servicio subrogado del IMSS para el cuidado de menores de edad, registró un incendio luego de se extendió el fuego iniciado en unas oficinas contiguas del gobierno de Sonora.

Las investigaciones de caso, reabierto en 2013, establecieron la hipótesis de que el incendio fue provocado, de acuerdo con versiones proporcionadas por familiares de las víctimas.

El director IMSS, Martínez, explicó que ante las investigaciones de la ASF se han interrumpido servicios de atención a la salud de los familiares de las víctimas, lo que va en contra de sus derechos humanos.

“Se interrumpieron porque la ASF, insisto, ordenó que se iniciaran lo que se conoce como PRAS, Procedimiento de Responsabilidad Administrativa Sancionadora.

“Nosotros no queremos que ningún funcionario que firme esto en el IMSS corra ningún peligro porque está salvaguardando la reparación del daño”, explicó Martínez.

El funcionario detalló que aproximadamente 200 afectados reciben servicios de asistencia y hospitalarios, que son familiares, y reiteró que la atención y medicamentos a los lesionados no se han interrumpido.

 

Martínez indicó que los procesos de auditoría y remisión al caso de la Guardería ABC, por parte de la ASF, inició el noviembre del año pasado.

 

 

Fuente EXCELSIOR. 

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

Error: no data
MR. Poppy
FacebookTwitterGoogle BookmarksPinterest