Luis Fernando Camacho llegó a La Paz para que Evo Morales firme su renuncia

Imprimir

5dc1fce11a76eEl líder opositor boliviano Luis Fernando Camacho desafió nuevamente al presidente Evo Morales y llegó a La Paz este miércoles con el propósito de entregarle personalmente una carta de renuncia para que la firme.

El avión de Camacho, procedente de la ciudad oriental de Santa Cruz, aterrizó pasadas las 19h00 locales (23h00 GMT) en el aeropuerto internacional de El Alto, desde donde el líder opositor debía dirigirse a la casa de gobierno en La Paz.

El canal privado Unitel mostró imágenes de Camacho bajando de la escalerilla de un vuelo comercial en El Alto.

“¡Linda LaPaz! Ahora sí, te veo y te saludo con mucha satisfacción. ¡Gracias a todos los que me acompañan en este viaje hacia la libertad!”, escribió el líder opositor en su cuenta de Twitter.

Poco antes, en otro vuelo llegaron desde Santa Cruz a El Alto para acompañar a Camacho el expresidente boliviano Jorge “Tuto” Quiroga (2001-2002) y Gustavo Pedraza, candidato a la vicepresidencia en los comicios del 20 de octubre en dupla con el expresidente Carlos Mesa (2003-2005). Este último los esperaba en el aeropuerto.

Camacho, un abogado de 40 años, se ha convertido en el rostro más visible de la oposición boliviana tras la cuestionada reelección de Morales, opacando a Mesa, quien fue segundo en la votación.

Funcionarios de la oficina de la Defensoría del Pueblo esperaban también en el aeropuerto de El Alto a Camacho para asegurarse de que sus garantías civiles no fueran afectadas.

“Tengo la esperanza que vamos a lograr el objetivo”, declaró Camacho más tarde en un video que subió a su página de Facebook, dos horas después de que su vuelo aterrizara en la noche en el aeropuerto de El Alto, que sirve a La Paz, donde lo recibieron críticos y seguidores.

El opositor salió de la terminal área en un vehículo custodiado por la policía, pero no acudió a la casa de gobierno, donde era esperado por decenas de periodistas, sino que fue a un lugar no revelado, donde aparentemente pasará la noche.

“Venimos a buscar la paz del país, no queremos dividir a Bolivia queremos una sola Bolivia”, indicó Camacho, expresando su esperanza de que “ya no haya enfrentamientos”, mientras en calles de La Paz había manifestaciones a favor y en contra de él.

Manifestantes opositores ocuparon también este miércoles oficinas públicas en el sur de La Paz, mientras en la ciudad central de Cochabamba había violentos choques entre leales y rivales de Morales, según medios locales.

En un acto de la marina de guerra boliviana este miércoles, el presidente declaró que los militares deben “prestar servicio al pueblo boliviano” y apoyar los “grandes cambios”, en referencia a las políticas de su gobierno.

“Las Fuerzas Armadas siempre tiene que garantizar la soberanía del pueblo boliviano”, declaró Morales en una aparente respuesta a Camacho, quien el sábado pidió a los militares -que se han mantenido al margen de la controversia electoral- que se pongan al lado de la oposición.

Camacho ha dicho que pretende estar en La Paz todos los días necesarios hasta que Morales firme su carta de renuncia.

Sin embargo, el arzobispo de Sucre (sur), Jesús Juárez, afirmó este miércoles que “pedir la renuncia del presidente (...) es una medida radical y en tiempos de democracia no se pueden tomar (ese tipo de medidas) así a la ligera”.

“Si uno quiere una solución (...) tiene que buscar los métodos, los medios y ofrecerlo al pueblo”, agregó Juárez. La jerarquía católica y Morales han tenido varios roces en el pasado.

Jefe del poderoso Comité Cívico de Santa Cruz (derecha), Camacho intentó el martes acudir a la casa de gobierno para llevarle la carta de renuncia a Morales, pero fue impedido de salir del aeropuerto de El Alto por cientos de furiosos manifestantes oficialistas, muchos de ellos provistos de palos.

Camacho dijo que fue obligado por policías y militares a abordar una avioneta de la Fuerza Aérea para retornar a su ciudad (distante a 900 km de La Paz).

El ministro de Gobierno (interior), Carlos Romero, dijo que habrá un “dispositivo de seguridad” para proteger a Camacho.

Fuente: AFP