Documento sin título

carlos joaquin gonzalezPor Martín Iglesias

La inteligencia estratégica en los gobiernos debe ser una herramienta de primera mano para la toma de decisiones, el cuerpo de asesores junto con los funcionarios de primer nivel, tienen que contar con el conocimiento de las capacidades políticas, económicas, religiosas, culturales y de seguridad de un gobierno que sirven para conseguir el logro de los objetivos y desarrollar planes políticos, de desarrollo social y de seguridad.

Solo por medio de la aplicación de la inteligencia estratégica es que se pueden anticipar los problemas que aquejan a la sociedad, no es cosa fácil, por eso es complicado que algunos gobiernos la aplique, pues los que toman las decisiones, no tienen ni la mínima idea de lo que eso significa. Lamentablemente los que toman decisiones reciben información sesgada, escritas con las vísceras; se vuelven adictos a la rumorología y tienen como libros de cabecera “el arte de la guerra” y “el Príncipe”, sin contextualizar.

La herramienta de la inteligencia estratégica analiza todas las aristas posibles en la toma de decisiones y hoy, con las nuevas tecnologías hasta realidad virtual se puede aplicar a ellas, para ver en “tiempo real” los resultados de esas decisiones. Pero no solo eso, sino que también se debe analizar el contexto en el cual la problemática se presenta, que es necesaria para la reducción de la incertidumbre, dentro de un entorno vinculado a la dicotomía acción-reacción.

Al fallar la inteligencia estratégica en las acciones del Estado, los problemas sociales se maximizan, la percepción ciudadana sobre la incapacidad de los gobernantes se hace presente, no solo en la manifestación de las redes sociales, sino en el rechazo a cada acción que emprenda el gobernante en turno; aunado a un mala comunicación de dichas acciones, se vuelve un caldo de cultivo para la inconformidad en los lugares más remotos de la demarcación.

Puede ser que los procesos administrativos dentro del gobierno estén bien, intachables, impecables; pero si la sociedad no percibe que se hacen con inteligencia, los gobiernos, cualquiera que sea la ideología partidista, estarán condenados al fracaso.

SASCAB

Ya pasó el segundo informe de gobierno de Carlos Joaquín González,  el problema no es la percepción que tiene la gente acerca de esta administración, sino mantener a los funcionarios públicos que no funcionan al cien por ciento. Por ejemplo, el secretario de gobierno, Francisco López Mena debe ser removido de su cargo, y dos podrían ser los que lo sustituyan; la primera persona que puede hacer los trabajos jurídicos de la Secretaría de Gobierno, es la todavía alcaldesa Cristina Torres Gómez, pero le falta la tabla del trato partidista con la oposición y la capacidad de negociación. El otro que realmente podría hacer un buen trabajo, pues cuenta con el conocimiento, el perfil y las tablas partidistas es Jorge Carlos Aguilar Osorio, que por ser exdirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática, tiene la capacidad para negociar con los otros dirigentes, además de ser enlace del Legislativo y del Judicial, que tanta falta le hace a este gobierno. Al tiempo…

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

CURRENCY RATES
Powered by ExchangeRates.org.uk
captcha 
MR. Poppy