EST13829120c9eb657 0Este lunes la Casa Blanca dio a conocer un plan fiscal y presupuestal con el que no se eliminaría dentro de 10 años el déficit, reconociéndose públicamente por primera vez que los grandes aumentos en los gastos y el recorte de mil 500 billones de dólares en impuestos están presionando fuertemente los niveles de la deuda del gobierno, dio a conocer The Washington Post.



En la propuesta presupuestal, titulada “Eficaz, efectivo, responsable: un presupuesto estadounidense”, se describen las prioridades del presidente Trump en un momento cuando el Congreso se prepara para analizar las iniciativas presupuestales para el próximo año fiscal.

Se continuaría elevando en forma significativa lo destinado a las fuerzas militares y se asignarían fondos para el muro planeado a lo largo de la frontera con México, entre otras cosas.

Se establecen asimismo recortes mayores a Medicare, Medicaid, las estampillas para comida y otros programas sociales, reducciones desde hace largo tiempo deseadas por los conservadores.

Pero ni con tales reducciones, que en el curso de 10 años rebasarían los tres billones de dólares, se equilibraría el presupuesto debido a los menores ingresos por impuestos y a las partidas más altas en otros programas.

La Casa Blanca planea una gran brecha entre los gastos presidenciales y las recaudaciones fiscales durante el próximo decenio, añadiendo en dicho lapso por lo menos siete billones de dólares a la deuda. Tan sólo en 2019 y 2020, con el plan que Trump ha propuesto se agregaría un total de dos billones a la deuda del gobierno.

Aun con pronósticos económicos optimistas y numerosas propuestas de recortes en los programas sociales, la mayoría de los cuales fracasarían en cuanto llegaran al Congreso, la administración Trump calcula que en 2027 registrará un déficit de 450 mil millones de dólares.

Aparentemente el principal factor en los problemas de la Casa Blanca con el déficit es consecuencia de la ley fiscal, algo que la administración Trump anteriormente había rechazado ocurriría.

La Casa Blanca había prometido que el plan del recorte en los impuestos terminaría pagándose solo al generar tantos ingresos que el déficit no aumentaría. Lo anterior discrepa fuertemente con numerosos pronósticos según los cuales el paquete significaría entre uno y dos billones de dólares adicionales a la deuda en el transcurso de 10 años.

En la propuesta del lunes se prevé que durante los próximos años caigan de picada los ingresos fiscales y que nunca recuperen los niveles pronosticados antes de presentarse en diciembre el plan fiscal.

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

MR. Poppy
captcha