screen shot 2018 01 10 at 120512 pmEn el parque de pantanos Shallotte River de Carolina del Norte, Estados Unidos, un grupo de caimanes fue visto asomando las narices sobre el nivel del agua congelada.

A primera vista parecería que los reptiles murieron congelados por las bajas temperaturas que se han registrado en algunas regiones del estado, pero en realidad se trata de un eficaz método que asegura su supervivencia hasta que acaba el invierno.

Los animales permanecen inmóviles, con las mandíbulas cerradas y la nariz apuntando al cielo en busca de oxígeno. Esta incómoda posición les permite a los caimanes entrar en estado de brumación, un proceso biológico que disminuye su actividad y ralentiza su metabolismo con el fin de sobrevivir la época de frío.

En cuanto estos animales sienten que el agua está a punto de congelarse, adoptan esta posición para asegurarse que podrán seguir respirando aún cuando el agua ya se solidificó completamente.

Cuando el agua no llega a congelarse, pero el clima disminuye la cantidad de presas con las que pueden alimentarse, los caimanes pueden pasar hasta 24 horas sin respirar sumergidos bajo el agua, así como también permanecer meses enteros sin ingerir alimento alguno.

Por esta y más razones, los cuidadores de este parque han llamado a los miembros de esta especie “máquinas de supervivencia”, pues pueden adaptarse a los cambios en su entorno con relativa facilidad.

En cuanto el calor de la primavera comienza a sentirse y el lago comienza a dar las primeras señales de descongelamiento, los caimanes reanudan su actividad normal

En internet circula un video publicado desde el parque de pantanos Shallotte River, que deja ver cómo un caimán sobrevive uno de los inviernos más crudos de los que se tiene registro.

 

" frameborder="0" allowfullscreen scrolling="no">

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

FacebookTwitterGoogle BookmarksPinterest
MR. Poppy
captcha