mentirasA casi nueve años de iniciar, la idea original de José Manuel López Velarde sigue cosechando éxitos en el Centro Teatral Manolo Fábregas; la noche fue dedicada a Hiromi Hayakawa.

Hace 468 semanas "Mentiras", el musical 100 por ciento mexicano, alzó el telón y festejó ese éxito histórico con la develación de una placa que conmemoró tres mil 100 funciones; las madrinas fueron Rocío Banquells, Dulce y Manoella Torres, quienes hicieron famosas cada una de las canciones que dan forma a la trama del montaje.

José Manuel López Velarde probó que para el público, sin importar su edad, la década de los 80 sigue vigente, más que por nostalgia, por la intensidad de su música. Mentiras resume en sus escenas ese legado de ritmos y lírica; toda la compañía rindió homenaje a esos años con una entrega total y en la función de festejo subieron al escenario los 14 miembros del elenco actual.

Como sucede en Mamma Mía!, en Mentiras son los éxitos ochenteros los que se suceden con naturalidad y hacen el complemento perfecto para los diálogos de los personajes que conquistan: Dulce con su ingenuidad, la irreverencia de Lupita, la pasión de Daniela, el peculiar carácter de Yuri y la galanura de Emmanuel Mijares, pero sobre todo los duetos que realizan.

Las ovaciones fueron aún más ensordecedoras y la energía llegó al límite en el final, cuando a los 14 histriones que derrocharon talento se sumaron viejos conocidos para el Centro Teatral Manolo Fábregas, como Lorena de la Garza, Majo Pérez y Paula Mingüer. Además se anunció el ingreso de Juan Solo al ensamble.

"Estamos en una fiesta que no termina nunca, desde hace nueve años es única e inolvidable. Gracias por esta noche mágica en la que celebramos tres mil 100 representaciones. Es gracias a que el público ha apoyado la obra que seguimos aquí; estamos felices y necesitábamos grandes madrinas", expresó el productor Morris Gilbert.

El clímax de la noche llegó con la interpretación de "Tu Muñeca" en voz de Dulce y "No soy una Muñeca" con la potencia de Rocío Banquells, a pesar de un tropezón de la primera, el público la perdonó y les brindó a las dos sonoro aplauso. Luego presentaron a la verdadera Manoella Torres que compartió la pieza "Te voy a Enseñar a Querer" con sus colegas.

"Felicidades por el gran trabajo y cantar nuestras canciones", finalizó Dulce la noche dedicada a la memoria de Hiromi Hayakawa, a quien el público le rindió también emotivo homenaje coreando a una sola voz su nombre.

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

FacebookTwitterGoogle BookmarksPinterest
MR. Poppy
captcha