WhatsApp Image 2018 02 28 at 10.43.34 Por Carlos Calzado C.

  • El ansiado cambio superestructural radical en México, representa para Estados Unidos un tema de seguridad nacional

  • La Región Mesoamericana representa económicamente la riqueza que en el siglo XIX fuera descubierta en el antiguo territorio nacional: Texas, Nuevo México, Arizona, California.

Escucha mientras lees: “Viento”, composición de Alberto Cortés. Sabed pues que los sueños zapatistas no son exclusivos de tierras Aztecas: "Viento, tú lo sabes... viento
dime lo que piensa / ese labrador callado, / ese labrador que lleva, / desde que nació, labrando / en la tierra ajena...”

El término “Concertacesión” se puso de moda en los ochentas, durante la administración de Carlos Salinas de Gortari; en algunas definiciones le consideran “un peyorativo de la palabra concertación”; no obstante, en los hechos es un término que describió actividades políticas específicas, respecto de las negociaciones para apuntalar la “gobernabilidad” en el marco de la reforma política de 1977 de Jesús Reyes Heroles.


Gobernabilidad. Para la década de los setenta, sacar de la clandestinidad a los partidos políticos que aún operaban con características de “innombrables” como el extinto “Partido Comunista de México”, el Socialista de los Trabajadores y aún, organizaciones sociales parapolíticas de feroces tendencias maoístas y marxistas, representó allanar la paz social que aún se mantenía efervescente. Aunque resolvió momentáneamente, también marcó el inicio de la era de los partidos políticos familiares, la concertación como modo de hacer política, el surgimiento de “los nuevos ricos”, la perversión sindical y la prostitución política.
Los ochentas nuevamente auguraban revueltas: movimientos universitarios, magisteriales, sindicales; las concertacesiones salinistas colocaron en diversos estados a panistas; el primero de ellos, el más polémico y hasta motivo de la creación del afamado “TUCAN” (todos unidos contra acción nacional), movimiento al que se le involucró con la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta, fue la gubernatura de Ernesto Rufo Appel en Baja California, el estado donde se materializó el magnicidio de Colosio.
Ceder para gobernar. Carlos Salinas de Gortari, el cabecilla de los entonces denominados “Chicago Boys”, negoció con Acción Nacional su legitimidad, luego de haber perdido el proceso electoral de 1988 ante el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, a través de la coalición Frente Democrático Nacional (FDN); justo fue un panista quien reventó contra el reclamo social al exigir “que se quemen” (las boletas electorales del proceso electoral), el afamado abogado, Diego Fernández de Cevallos, quien con esa petición dejó en la ignominia la eventual muerte del ex candidato panista para el mismo proceso, Manuel Clouthier del Rincón a quien se declaró víctima de un accidente; recuerde que Maquío se pronunció en contra de los resultados de la ignominiosa elección de 1988.


El 12 de febrero de 1989, Maquío murió en compañía del diputado Javier Calvo Manrique, prensado entre dos tráileres. Además de su incansable trabajo por la democracia, a Maquío se le recuerda por sus famosas frases: “México va a cambiar, contigo, sin ti o a pesar de ti”, o aquélla otra: “Lo importante no es cambiar de amo, sino dejar de ser perro”.


Para esta época postmoderna, “la alternancia en el poder”, dejó de ser oficialmente un proceso de Concertacesión y fue bautizado como tal. Esta alternancia se pactó con el Partido Acción Nacional y cumplió “a pie juntillas” los dictados del poder internacional: liberar la venta masiva de drogas, simular un estado de caos, -del que por cierto ya no se tiene control-; cancelar la producción en el campo –la que se dedicó después a la producción de mariguana y amapola (fuente de la heroína), además de ocupar espacios para la instalación de laboratorios “clandestinos” para la producción de drogas sintéticas-; el debilitamiento de la producción de carne; la sustitución del azúcar por el aspartame producido en Estados Unidos; el aniquilamiento de los sindicatos (principalmente el de maestros); el rezago en la educación; abrir las puertas al “dumping” chino para acabar con las empresas mexicanas –hasta la imagen de la Virgen de Guadalupe es marca registrada china-; y desde luego, las celebérrimas Reformas Estructurales.


Los fenómenos político-sociales en México, desde que se precia de ser “Independiente”, han estado marcados por la presión Global, más específicamente, del entorno norteamericano; aún la nacionalización de la industria petrolera.


Paralelo al devenir histórico de México de los últimos 50 años, la historia del Neoliberalismo en Estados Unidos ha llevado a la miseria y la vulnerabilidad a tantos norteamericanos, en proporción, como en nuestro país a mexicanos. El desmantelamiento de la planta industrial automotriz es una excelente materia de análisis por sus orígenes y consecuencias; Detroit, Michigan pasó de ser la ciudad más pujante y rica en términos económicos de esa nación, a la ciudad fantasma plagada de “escuadrones de la muerte” (indigentes) en comparación con cualquier otra ciudad de ese país.


El tema es entonces, el fracaso o entrada en desuso del modo de producción. Basado en la explotación irracional de los recursos naturales allende sus propias fronteras. En este punto resulta fundamental entender que la región más pobre de América, es contradictoriamente la región más rica en recursos naturales. La Región Mesoamericana –no confundir con Mesoamérica-; denominada así por el interés Yanqui, a través de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).


Esta región considera a los siguientes países: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, y en México, incluye a los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla y Oaxaca. Es tan importante y estratégica para los Estados Unidos esta región, que no de balde, en territorio mexicano se han realizado, además de las cumbres de la OCDE, la Conferencia de Seguridad en Centroamérica (CENTSEC).


Lo que en su momento (abril de 2017) fue una organización de secrecía total, trascendió a través de la periodista Dolia Estévez que “para el Pentágono, la cumbre, que ha sido catalogada de “cuatro estrellas” por el alto rango de los asistentes, tiene un significado histórico ya que nunca antes México había aceptado ser sede; EU espera que el patrocinio mexicano vaticine el fin de la resistencia del Ejército y la Marina (mexicanos) en asumir el liderazgo regional en el combate al narcotráfico y la migración, una de las grandes asignaturas pendientes de la agenda geopolítica del Pentágono”.


Dos grandes temas: el flujo de migrantes y drogas hacia el norte del continente y por otro lado, la realidad de las reservas regionales. Sólo consideremos a los estados mexicanos de Quintana Roo, Chiapas, Campeche, Tabasco, Veracruz de donde trasciende que: entre Quintana Roo, Chiapas y Tabasco, contienen más del 80 por ciento de la reserva de agua dulce de todo el país. Cabe recordar que se está cumpliendo la sentencia que hicieran los estudiosos en la década de los 90 en el siglo pasado:

“Las guerras futuras serán por la posesión del agua potable”. Quintana Roo, sin considerar los dividendos que produce con la actividad turística, ostenta las condiciones climáticas y de suelos en el centro y sur, propicias para la producción del primer nivel (el campo); Chiapas, además del aporte de agua dulce, tiene reservas de petróleo, gas natural, y metales como uranio, oro, plata, magnetita, barita, plomo, titanio y zinc. Entre los estados de Veracruz, Tabasco, Campeche y Chiapas contienen aun reservas de petróleo; la actividad de exploración, una vez que se hicieron las reformas en materia energética han crecido, principalmente en Tabasco y Campeche.


Oaxaca produce oro, plata, recursos forestales, al ser un estado con 597 kilómetros de litoral; además cuenta con reservas petroleras y de gas natural, además de sus reservas propias de agua dulce.

 

La Concertacesión o la Alternancia en el poder


Ante los fallidos sistemas de administración gubernamental que tienen a la nación en un conflicto permanente, la seguridad de la zona lo es todo para asegurar, en favor de la administración norteamericana la continuidad de la explotación irracional de recursos allende sus fronteras. Un conflicto en territorio mexicano desataría la inestabilidad de la región competencia del control de la OCDE.


Ante el inminente riesgo, la administración Trump se ha visto en la necesidad de garantizar un cambio que descongestione la administración y controle la presión social generada durante los últimos 50 años en México. La fórmula Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento de Regeneración Nacional es la fórmula probada que permitiría “apaciguar” la efervescencia local y negociar con la nueva administración el control de la región a cambio de ciertos beneficios de carácter popular.


Es tan evidente la tendencia, que en los últimos días, la colocación de candidatos emanados del más recalcitrante priismo se encuentran hoy en las filas de Morena, ello responde a la necesidad de pactar un cambio “terso”, sin ataques que desencadenen una “cacería de brujas”, pues ello podría en riesgo la estabilidad que se pretende con el cambio en la administración pública.


En esta lógica, se están resguardando los intereses más riesgosos en el marco de la administración pública y de representación popular, con la negociación de “algunas cabezas”, es decir, el ejercicio de fincar responsabilidades a quienes se convertirán en “chivos expiatorios” de la nueva administración.


En tanto, la administración pública norteamericana entra de lleno en una severísima crisis de identidad, lealtad y lucha de contrarios; el verdadero reto de la próxima administración será buscar las alternativas que permitan al país desprenderse del efecto negativo de la inminente y estrepitosa caída económica norteamericana.

Buonanotte.

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

CURRENCY RATES
Powered by ExchangeRates.org.uk
captcha 
MR. Poppy
FacebookTwitterGoogle BookmarksPinterest