2LOS TRES MEJOR PAGADOS DE CARLOS JOAQUÍN

A un mes y un poco más de que el gobierno de Carlos Joaquín iniciara, en los corrillos de la política lo que mayormente se escucha son quejas sobre el aletargado y pobre desempeño del “gobierno del cambio”. Y es que como siempre sucede y se ratifica en éste caso, vox populi, vox dei.

La locución latina significa que "la opinión popular de la gente ordinaria revela la voluntad de Dios y debe obedecerse"; en otras palabras, la percepción de los quintanarroenses es que Carlos Joaquín les ha quedado a deber, unos porque no recibieron el pago de favores supuestamente comprometidos, otros porque repentinamente quieren que se solucionen carencias añejas, pero los más, porque no ven donde está el gobierno. Carlos Joaquín y su equipo electo o designado, llevan exactamente 4 meses y 23 días quejándose de los destrozos del odiado Beto, Roberto Borge y sus compinches, pero y el gobierno actual?? Cri cri

El gobierno se nota triste, cabizbajo, saqueado, el gobierno anda perdido, sin cabeza, sin líderes, repitiendo una y otra vez que no encontraron nada, y al mismo tiempo, entregando con su actitud, el mensaje de que no pueden construir nada, no pueden comprometer obras porque no hay dinero, no puede firmar contratos porque no hay dinero, no inician programas ni banderazos de salida porque saquearon la casa, no ponen primeras piedras por falta de capital para comprar quizá, la piedra que se ponga, en fin, los males heredados son muchos, pero los que se están ya gestando pueden llegar a ser más….

¿Y en que radica la incapacidad del gobierno actual?, en que nadie de los colaboradores de Carlos Joaquín ha sido capaz, eficaz o quizá, lo suficientemente valiente para decirle en que se equivoca o se ha equivocado el artífice del cambio Quintanarroense.

Lo que se gesta en el Gobernador es aquello que sentencia la frase que; ¡ante la ignorancia de problemas, falta de soluciones! O lo que es lo mismo, están a punto de no darse cuenta que no se dan cuenta, y esto, esto es muy típico de los gobiernos en los que los colaboradores no arriesgan su pellejo laboral por decirle al Gobernador que hay que hacer cosas o que algo se está haciendo mal, aunque también resulta típico éste tipo de problemas, en aquellos gobiernos donde el ejecutivo estatal se encuentra encapsulado por sus colaboradores más cercanos. Pero… ante eso, ¿qué debe hacer Carlos Joaquín?

La respuesta es sencilla, es necesario que Carlos Joaquín haga urgentemente las contrataciones de los tres mejor pagados de su gobierno”. Lo que humildemente proponemos a Carlos, es que debe hacer sus mejores y mejor pagadas contrataciones, a saber, un microempresario, un ama de casa y un político. En ellos descansará como única obligación, y quizá la más importante de todo el juvenil gobierno, la de desayunar semanalmente con el Gobernador y criticarlo en todo lo que le sea útil a Quintana Roo, desayuno libre de colaboradores que busquen encapsularlo tapándole sus oídos, desayuno en el que se critique a su gobierno y a sus colaboradores, que se critique a la persona y al gobernante, que critiquen sus deseos y sus amistades, desayuno que de sensibilidad, que aporte realismo a Carlos, que desmitifique al constructor del cambio y le exija, que lo haga despertar diciéndole que de nada sirve cambiar de un gobierno de corruptos a uno de sordos, o lo que es más, de soberbios.

El Microempresario.- Proporcionará una versión realista del desempeño de la economía del Estado, aquella que dice que en Chetumal no vives si no te contrata el gobierno y que en la zona norte del estado nacen y cierran negocios con espíritu de autoconsumo, porque la gran economía se da en las trasnacionales de las cadenas hoteleras, y ni se diga del microempresario que osa intentar serlo en la zona maya de la entidad, porque para ellos, que Borge este en la cárcel o se haya llevado todo no cambia su paupérrima realidad.

El Ama de casa.- La señora de la casa como lo dijo nuestro Presidente de la República también tiene algo que aportar, ni se diga si sirven de mama y papa al mismo tiempo. Y es que cuando una quintanarroense se convierte en señora de la casa, de poco le sirve que se tengan 40 auditorías contra el canalla o que se hagan eventos turísticos inerciales de relumbrón, lo que a ella le interesa es dejar de trabajar de camarista o secretaria para completar el gasto, porque con el sueldo de su esposo ya no alcanza, el ama de casa buscará incansablemente que haya escuelas dignas para sus hijos y que los niveles de matemáticas suban en nuestro estado, seguro hará críticas sobre lo inservibles que resultan a estas alturas las declaraciones de; “los vamos a castigar”, y manifestará lo ansiosa que está, que deje de haber balaceras e inseguridad en todo el estado, “y no que las deje de haber por cuestiones de mala publicidad turística”, sino porque a quien matan, roban y violan es a su familia. Seguro que a esta ama de casa le gustaría pensar que la acción de gobierno se está “desturificando” y con ello se le volteará a ver.

El Político.-  En principio es necesario decir que el político no debe ser de estirpe priista, y no es por otro tema sino porque es bien sabido que la formación política se convierte en fuente originadora de las acciones de gobierno, y más temprano que tarde condiciona y obliga al gobernante, y es que habiendo identificado dos típicos problemas priistas en el gobierno 1) presidencialismo exacerbado (haz lo que el gober hace) y 2) no critiques al Gobernador, el político contratado deberá ser de formación opositora, el mismo podrá decirle a Carlos Joaquín que hasta la reversa es cambio, y que un buen gobierno de transición, inicia por mantener con acciones concretas y asertivas el liderazgo sobre sus seguidores de campaña y no al revés, tratarlos de alejar, propondrá nunca encerrarse en la concha de la soberbia del gobierno de los notables, que ganadores, dejen ir el bono democrático del triunfo, en una luna de miel efímera con sus gobernados. El político podrá reclamar espacios políticos para personalidades políticas, hoy cedidos a supuestos técnicos que no atinan a infundir liderazgo.

El político mejor pagado, criticará bocado a bocado en el desayuno en cuestión, las señales encontradas de apoyos y empleos para pillos o la falta de cumplimiento a compromisos políticos buscando que el mandatario recapacite, en él descansará hacer notar que una transición de head hunters en las Secretarías convertiría a la transición en transexenal, cuestionaría ¿por qué a los políticos se les ha encerrado en oficinas en puestos segundones, y a los “técnicos” se les da un puesto político que no entienden?, el político contará al gobernador que gran parte de lo que pasa en su gobierno es que muchos colaboradores no entienden la función pública, ese político de formación opositora criticará a Carlos el desesperante pasar del tiempo esperando que él mismo, nombre a subsecretarios y puestos inferiores de las Secretarías. Desesperante por lo tardado y por la práctica megalómana presidencialista.

En fin, los caminos del cambio apenas se están construyendo, pero en ellos, se han instalado obstáculos que al que está pendiente, le serán fácil identificar y sortear, pero lo que es más, al que es grande, se le presentarán como minúsculos a través de la identificación de los problemas mediante la crítica de los suyos, de aquellos que saben que como principal función en un equipo es avisar lo que la gente percibe mal, lo que el pueblo demanda y no se está haciendo o se hace mal, aquellos colaboradores que si no están en el gobierno actual deberán contratarse, y contratarse con salarios y atención del gobernante como no existe para otro funcionario, atención que sólo puede brindar el Gobernador hacia “los tres mejor pagados del gobierno estatal”, porque hay que recordar siempre, que “vox polpuli, vox dei” y hoy por hoy, Carlos Joaquín González, el líder estatal de la transición y su gobierno, nos queda debiendo. A nadie le cae mal un desayuno semanal… ¿no creen?

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

MR. Poppy
captcha