WhatsApp Image 2018 01 22 at 09.08.15 1La reciente gira de José Antonio Meade por Cancún dejó al descubierto muchas cosas y evidenció otras. Comentan que el exsecretario de Hacienda no se fue contento por lo que pasó y que incluso hubo un jalón de orejas para el dirigente estatal del PRI, Raymundo King, que se quedó cortó con la organización y descuidó varios aspectos.

En descargo de King, vale la pena citar que Meade llegó con la investidura de un presidente de la República: tarde, con excesiva seguridad a su alrededor, con cero contacto con los medios de comunicación locales y menos con la gente.


Su recepción en el aeropuerto tuvo detalles innecesarios, como los mariachis que le llevó el dirigente de la CROC, Mario Machuca Méndez, como si se tratara de los años setenta y ochenta donde todos los priistas iban al aeropuerto a recibir a su candidato gubernamental.


En la gira del abanderado del PRI-PVEM-Nueva Alianza, pocos hablaron de la ausencia de un infaltable en esta clase de eventos, de José Luis “Chanito” Toledo Medina, a quien unos ya colocan en Morena y otros lo ponen con el PRD-PAN.


“Chanito” es un referente obligado en el priismo de Quintana Roo, lo digo no porque detrás de él haya miles de priistas sino porque fue un hombre clave en el pasado quinquenio, alguien que no faltaba en celebraciones del gobernante en turno, informes, actividades de partido y otros eventos que tuvieran que ver con el tricolor. Sin embargo, en la gira de Meade, no estuvo en ningún lado.


El evento en la unidad deportiva “Toro Valenzuela” tuvo una concurrencia de unas 2 mil 500 personas, según dicen algunos, pero se esperaba más y la realidad es que se quedó corta la organización.


Mención aparte merece el trato déspota de los organizadores, primero encerrando a la prensa en un corral como si fueran borregos y, segundo, en el “Toro Valenzuela” la gente VIP estuvo en el domo cerca de Meade y el pueblo atrás de las vallas. Sin duda, a esta gira el faltó el acercamiento y la empatía entre un candidato que no levanta y la militancia tricolor.


Y la cereza en el pastel fue que durante la cena con empresarios circuló una foto del exsecretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti, lo que hizo que agentes de la Ministerial se pusieran las pilas para detenerlo al día siguiente. Mendicuti ahora sí que tuvo su última cena y al día siguiente fue entregado, bueno asegurado. Esto de última cena lo escribí en sentido figurado.

 

LA ESTOCADA


“Güerito popis” llamó en su red social Marybel Villegas a Ricardo Anaya, que ayer estuvo de gira por Cancún. La ex panista, ex perredista, ex priista, ex verde ecologista y ahora morenista le pidió a Anaya que antes de criticar conozca Quintana Roo.

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

MR. Poppy
captcha