Registro Playa4Por David Acosta 

Las encuestas a nivel nacional ubican al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en tercer lugar y en Quintana Roo “no cantan mal las rancheras”, parece que su presidente Raymundo King de la Rosa solo está “llevando agua a su molino”. Poco le interesa lo que ocurre con sus candidatos, quienes no tienen una tarea fácil en el próximo proceso electoral y lo que han mostrado hasta el momento es más de lo mismo.

Por la precandidatura a la diputación federal por el Distrito II, Cora Amalia Castilla Madrid se presenta como la eterna aspirante a los puestos de elección popular de su partido. En los últimos años ha querido participar en todos los procesos y parece que no es una buena opción, no porque su contrincante Luis Torres Llanes tenga mucho mérito como alcalde, sino porque es una candidata débil. Ni siquiera garantiza el voto de los derechohabientes del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), porque su paso por esta dependencia no marcó ninguna diferencia para los beneficiarios.

María Hadad Castillo busca la candidatura a la presidencia municipal de Othón P. Blanco, se presenta con aspectos positivos y con muchos negativos como su relación con los dos últimos gobernadores: Roberto Borge Angulo y Félix González Canto, que no es la mejor carta de presentación, pero que además podría restarle puntos para hacer frente a Fernando Zelaya y al posible aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Tampoco hay que olvidar a los competidores independientes, sobre todo, Julio Velázquez Villegas “El Taquito”, quien hasta el momento está superando las expectativas.   

Al igual que la Cora Amalia, Hadad Castillo no la tiene fácil, toda vez que los problemas principales de los precandidatos priistas no son hacia afuera con los electores, sino con su propia dirigencia y para muestra un botón Raymundo King de la Rosa fue el único que difundió su registro como precandidato al Senado por parte del PRI con bombo y platillo, los demás registros no pasaron de un boletín emitido por la oficina de comunicación social del tricolor.  Aunque solo está preocupado por sus aspiraciones, tiene pocas posibilidades de conseguir un escaño en el Senado, pues competiría contra José Luis Pech Várguez y Julián Ricalde Magaña, este último afin al Gobierno del Cambio.   

Además, el PRI se sacó de la manga un supuesto “nuevo formato”, pues resulta que ahora los precandidatos no necesariamente se registran por el distrito federal por el que van a contender, como el caso de Leslie Hendricks Rubio, quien a última lo hizo por el I y no por el IV como había anunciado, de mantenerse en esa línea enfrentaría a Miguel Ramón Martín Azueta, el aspirante a vencer, y donde la hija del ex gobernador, Joaquín Hendricks Díaz, no ha trabajado.

appstore.png Android-Application-Stores.png

aplicaciones ola

MR. Poppy
captcha